toldo background

  • 1.gif
  • 2.gif
  • 3.gif
  • 4.gif

De cuatro a seis huertos familiares diarios ayuda a construir Medio Ambiente

2. huerta familiarDe cuatro a seis huertos familiares diarios está ayudando a construir la Dirección de Medio Ambiente de la Municipalidad, con la colaboración de los funcionarios que integran el programa de Pro Empleo adscrito a esa dirección.

Según indicó su directora, Vairoa Ika, la meta para este año es mantener 800 huertos familiares, todo lo cual tiende a la autosustentabilidad de la isla y de los grupos familiares, uno de los ejes del Plan AMOR.

Desde el inicio de la pandemia este proyecto se ha transformado en un emblema de la autonomía alimentaria. Para ello, 40 personas del Programa de Pro Empleo enseñan a plantar, cultivar y cosechar a los beneficiados, la mayoría de ellos afectados por la falta de empleo generada por el cierre de la isla.

 Juan Carlos Cabrera, encargado del proyecto, asegura que la base es trabajar con las familias para que ellos puedan realizar y mantener nuevas plantaciones. "En este proceso los niños, que también han ido aprendiendo y trabajando en los huertos, se han convertido en semillas de cambio muy importantes ", comenta.

Una parte clave de la iniciativa ha sido el vivero O ´one Hatu, que en el último año se transformó en el nuevo pulmón verde de Rapa Nui. Ubicado a un lado del vertedero de Vai a Ori, el vivero cumple con fines de forestación, abastecimiento de los huertos familiares y educación de las nuevas generaciones.

Según relató el encargado de O´one Hatu, Wilson Poblete, “el objetivo era crear un pulmón verde en Vai a Ori, algo complicado por la brisa del mar, pero de a poco lo hemos ido consiguiendo. En un principio el proyecto comprendía sólo un vivero forestal, pero con la pandemia nos reinventamos e iniciamos el proceso de propagación de las hortalizas que van a los huertos familiares”, indica, aseveración que comparte la directora Vairoa Ika, afirmando que el impacto que este proyecto  puede tener en la salud de la población es sustancial. “La variedad es muy importante y el rol de nuestros agricultores locales es clave para hacer este cambio. Hay que aprovechar al máximo nuestras verduras y frutas, no sólo comiéndolas directamente, sino también en mermeladas, conservas, deshidratadas, salsas y muchos otros productos, cuya base sean los productos locales y orgánicos”.